Pioneros de la informática, NORBERT WIENER

NorbertWiener2


El científico norteamericano a quien se considera el padre de la ciencia cibernética

Norbert Wiener nació en 1894 en Missouri (Estados Unidos). Después de graduarse en matemáticas a la edad de 14 años y de obtener el doctorado en lógica a los 18, se trasladó a Gotinga (Alemania) para estudiar con David Hilbert.

La contribución de Wiener a la ciencia de la informática se produjo al final de su vida. Durante muchos años trabajó en el Massachusetts Institute of Technology, estudiando la nueva física probabilística y concentrándose en el estudio estadístico del movimiento de las partículas en un líquido (fenómeno conocido como “movimiento browniano”). Los movimientos de las partículas eran tan impredecibles que era imposible describirlos utilizando la física tradicional de las fuerzas deterministas. De modo que lo más apropiado era aplicar un método “probabilístico”, en virtud del cual sólo se podría predecir en un momento dado la localización “probable” de una partícula determinada.

Cuando estalló la segunda guerra mundial. Wiener ofreció sus servicios al gobierno de Estados Unidos y empezó a trabajar en los problemas matemáticos que implica apuntar un arma hacia un blanco móvil. El desarrollo de los sistémas automáticos para el guiado de la mira, sus estudios de física probabilística y su marcado interés por temas que iban desde la filosofía hasta la neurología, todo ello se conjugó en 1948 cuando publicó un libro titulado “Cibernética, o Control y comunicación entre el hombre y la máquina (Cybernetics)”.

La cibernética es el estudio de los controles autogobernados que existen entre los sistemas estables, ya sean mecánicos, eléctricos o biológicos. Fué Wiener quien vio que la información era cuantitativamente tan importante como la energía o la materia: un alabre de obre, por ejemplo, se puede estudiar por la energía que puede transmitir o la información que puede comunicar. La revolución que anuncia el ordenador se basa en parte en esta idea: la fuente de poder pasar de la propiedad de la tierra, la industria o la empresa al control de la información. Su contribución a la ciencia de la informática no consistió en el diseño de elementos de hardware, sino en la creación de un medio intelectual en el cual se pudieron desarrollar los ordenadores y los autómatas.

El término cibernética deriva de una palabra griega que significa “arte de gobernar”. Wiener había estudiado el regulador del motor a vapor de James Watt, que ajustaba automáticamente la velocidad de la máquina, y comprendió que para que fuera posible desarrollar los ordenadores, éstos deberían imitar la capacidad de los seres humanos de regular sus propias actividades.

El termostato constituye un ejemplo de un sistema de control. Regula la calefacción según las fluctuaciones de la temperatura por encima o por debajo de un nivel óptimo. Sólo se necesita que un ser humano determine este nivel. A esta facultad de autorregulación y control Wierner la denominó “feedback negativo” (“feedback”, porque la salida del sistema -el calor- afecta al comportamiento futuro del sistema, y “negativo”, porque las variaciones del termostato se produce para restaurar la temperatura al nivel establecido).
Se dice que el sistema que puede cumplir esta función y también seleccionar su propia temperatura (y lograr otros objetivos) es un sistema de feedback positivo. Cuando un autómata puede realizar estos cometidos y además reproducirse a sí mismo, entonces se acerca a la condición humana.

La teoría de la cibernética de Wiener se puede considerar como una superciencia (una ciencia de ciencias) y ha fomentado la investigación en muchas áreas de sistemas de control y de sistemas que tratan con la información. Todo es información. Todo cuanto sabemos acerca de los cambios del mundo nos llega a través de nuestros ojos y nuestros oídos y otros receptores sensoriales, que son dispositivos para seleccionar sólo ciertos datos de un total que, de lo contrario, nos desbordaría.

La información se puede estudiar también de forma estadística, independientemente de cualquier significado que pueda tener. Por ejemplo, observando la frecuencia con que se producen ciertos símbolos se pueden interrumpir muchos tipos de códigos. En castellano, las letras “a” y “e” están entre las que aparecen con mayor frecuencia. Analizando grandes muestras de un código y comparando los resultados con nuestras típicas de castellano, se pueden identificar letras clave y, por consiguiente, empezar a descifrar el código.

Wiener murió en 1964, antes de que empezara la revolución del microordenador, a pesar de lo cual previó muchos de los problemas que surgirían en esta nueva tecnología y escribió acerca de ellos.

(Fuente: Enciclopedia Mi Computer, fascículo 15 . Editorial Delta, 1984.)

Anuncios
3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s