archivo

Archivos Mensuales: junio 2010

Bien es sabido que usar un QL hoy día para tareas de programación puede ser más exótico que práctico. Estamos acostumbrados a usar el PC, y disponer de una herramienta que nos permita programar de forma cruzada es algo más que recomendable.

El lenguaje ensamblador es uno de esos casos. El QL dispone de ensambladores bastante buenos, con editores medianamente potentes, pero no disponen de la comodidad de un entorno Windows (o Linux con Wine).

EASy68K es todo lo que un usuario de QL puede querer para trabajar cómodamente desde su PC, y con la ayuda de Q-Emulator nos encontramos con un tandem perfecto para realizar y probar nuestras rutinas.

Web de EASy68K

Esta herramienta dispone de tres utilidades:

– Editor / Ensamblador
– Generador de binarios
– Simulador

De ellas sólo vamos a usar las dos primeras, ya que la tercera no simula un entorno de QL y en su lugar usaremos Q-Emulator.


El editor es muy potente, con colores adaptados al lenguaje ensamblador y la posibilidad de usar una plantilla a nuestro gusto para empezar a programar.  Lo único que tenemos que tener en cuenta a la hora de programar es que nuestras rutinas sean rehubicables, así que recordar referenciar al contador de programa (pc) cuando uséis las etiquetas.

Una vez tengamos nuestro programa realizado basta darle al botoncillo de play del editor para que nuestro programa quede ensamblado. Para generar el fichero binario usaremos el segundo programa del paquete, que nos creará un fichero .bin.

Y para probar, finalmente, nuestras rutinas, sólo hay que quitar la extensión .bin al fichero, añadir a Q-Emulator la carpeta donde esté el mismo, y cargar desde SuperBASIC la rutina en memoria para poder llamarla.

Las ventajas son evidentes: si la rutina sale mal y cuelga la máquina no tienes que volver a cargar el editor de ensamblador, ya que puedes tener todo abierto a la vez. Una ventaja crucial frente a la máquina original y que nos facilita enormemente el proceso de desarrollo y depuración.

Feliz programación.

Recientemente he leído en un acalorado debate en QL-Users sobre el futuro del QL que me ha llevado a reflexionar y ordenar ideas en torno a un tema del que hemos hablado poco en QBlog.

Hay algunos aficionados al QL, entre los que yo me encuentro, que han percibido en los últimos tiempos el poco movimiento en torno a esta plataforma. Es conocido el dicho que dice “nada tiene futuro si no se mueve”, y esto es algo que podríamos aplicar al mundo del Sinclair QL en estos momentos.

En un pasado reciente, cuando la comunidad QL prosperaba, era frecuente ver cómo nuevos proyectos tomaban cuerpo (RomDisq, QubIDE, Aurora, Gold Card, QDT, QPC, Q40, Q60, …) y cómo ideas nuevas fluían entre los entusiastas de esta plataforma.

Actualmente (año 2010), mucha de la gente conocida en el entorno del QL se queja de que ha no hay dada nuevo que escribir sobre este entorno. En los foros y discusiones en Internet a veces es difícil encontrar algo novedoso de verdad, y los temas se suelen repetir una y otra vez.

El poco movimiento en nuestra plataforma se percibe tanto en la vertiente “comercial” (por llamarlo de alguna manera) como en la vertiente de desarrollo “libre” (fuera de cualquier proyecto mini-empresarial). Hay quejas de gente que ha puesto mucho esfuerzo en desarrollar nuevos productos (por ejemplo el entorno QDT), y que a la hora de la verdad, cuando estos productos ven la luz, nadie compra ni se interesa lo más mínimo por ellos. Otros proyecto fracasan sin llegar a empezar, tal vez por la fría acogida de los pocos usuarios que aún quedan en nuestra plataforma (se me ocurre las iniciativas de nuevas tarjetas QubIDE).

En los últimos años ha habido también una tendencia entre los usuarios tradicionales del QL a centrarse en el interior de la comunidad, caracterizándose muchas veces sus intervenciones por las luchas internas y la falta de inspiración hacia nuevos retos.

Si nos fijamos en otras comunidades de usuarios de ordenadores antiguos, ya se trate de Sinclair Spectrum, Commodore, Atari, etc …, suelen ser los juegos los que mantienen con vida a esas plataformas. Pero no sólo los juegos, hay también innovaciones en hardware y diversos proyectos software interesantes (compiladores, software para Internet, …). También hay que decir, que la mayoría se centran en los mencionados juegos y en expandir el hardware para cargar los juegos de forma más rápida, pero al fin y al cabo, son innovaciones que aportan muchísimo entretenimiento e ilusión a sus seguidores.

Lamentablemente, en el QL no tenemos ni una cosa ni la otra. Por una parte, los juegos nunca ha sido la parte fuerte del QL ya que desde el principio se concibió a la máquina como un ordenador de “oficina”, además su biblioteca de software no llega al volumen de otras plataformas debida a su corta vida comercial. Por otro lado, hace muchísimo tiempo que no vemos ninguna innovación en terreno del hardware.

Por si fuera poco hay otro problema con el software de QL – es la “fragmentación en dos mundos”. Me refiero a que algunos programas se ejecutan bien sólo en un QL básico o con ampliaciones limitadas (muchos de los juegos de tipo arcade), mientras que otro tipo de software requiere de máquinas ampliadas o emuladores modernos.

Este panorama nos lleva a que no hay actualmente muchos desarrolladores y usuarios que opten por el QL – ¿por qué escribir algo para el QL cuando podrías escribir algo para el Spectrum o el C64 y conseguir un público más amplio? Vemos así, algunas comunidades muy prósperas de ordenadores clásicos (Spectrum, Commdore 64, Amiga, …) pero lamentablemente el QL no es una de ellas.

Pero bueno … no quiero contaminar al lector de este post de un pesimismo exagerado. No todo está perdido y no solo hay malo augurios. Hay también ciertos “rayos de esperanza” que van más allá de meras ilusiones o simples conjeturas. Por ejemplo, un dato muy esperanzador es que comerciantes como Rich Mellor (de RWAP y SellMyRetro) tiene una base de más de 600 clientes (entre los cuales yo me encuentro). Rich está haciendo una gran labor por mantener viva a esta plataforma, no sólo con sus proyectos mini-empresariales sino aportando y preservando un montón del legado de esta plataforma.

En palabras del propio Rich Mellor, las personas que se interesan por algún producto habitual del QL (membranas de teclado por ejemplo) suelen incluir en sus compras productos adicionales (juegos, unidades de discos, …). Y no sólo eso, suele repetir más tarde algunas compras más. Esto nos lleva a pensar, que el interés por la máquina va más allá del simple coleccionismo.

El número de usuarios registrados en los sitios relacionados con el QL sigue creciendo a diario y el mantenimiento y promoción de estos sitios ayudan de forma inestimable a promover el QL. ¡No todo está perdido!

De todas formas una cosa es cierta, necesitamos proyectos nuevos para restablecer el pulso. Si no es así, pasaremos a ser meros coleccionistas de artículos del pasado y no auténticos usuarios de nuestra plataforma, el Sinclair QL y su sistema QDOS.

Creo que el futuro del QL depende de nosotros mismos. “¡Ejercitemos nuestros dedos!” escribiendo programas, colaborando en foros, escribiendo artículos, publicando fascines o utilizando Internet simplemente para promover la afición a esta estupenda plataforma.